Sensibilidad electromagnética

También conocida como electrosensibilidad, hipersensibilidad electromagnética o electrohipersensibilidad, es uno de los síntomas de la exposición a los campos electromagnéticos y está caracterizado por dolores de cabeza, de oído, acúfenos, insomnio, ansiedad, cansancio, problemas de memoria y concentración, etc., aunque no todos tienen por qué darse de forma simultánea ni todas las personas con sensibilidad electromagnética tienen los mismos síntomas. La propia OMS ya habla de ella en su apartado dedicado a la Hipersensibilidad electromagnética.

Ya en algunos países, como en Suecia, se reconoce esta patología como causa de incapacidad laboral. En España ya hay una Sentencia del Juzgado de lo Social nº 24 de Madrid, en la que se reconoce la incapacidad laboral por electrohipersensibilidad, de la que se han hecho eco varios medios de comunicación, que es un hito es este sentido.

Normalmente, los síntomas desaparecen cuando la persona deja de exponerse o cuando la intensidad de la misma disminuye, al alejarse de la fuente.

Se comprueba que personas que empiezan a mostrar sensibilidad electromagnética a un campo de una determinada frecuencia, se vuelven sensibles a otras frecuencias si la exposición continúa o aumenta, debido al efecto acumulativo, llegando en los casos más graves a un umbral tan pequeño que sufren problemas de salud incluso a intensidades mínimas de campos electromagnéticos pudiendo afirmar, por tanto, que hay distintos niveles de electrohipersensibilidad, pudiendo dividirse en los siguientes niveles:

  • Nivel 0. No se siente nada ante la exposición a cualquier campo electromagnético
  • Nivel 1. Ligeros síntomas basados en el aumento de temperatura. Entre ellos destaca el calor en el oído al hablar por el teléfono móvil o inalámbrico de forma continuada
  • Nivel 2. Además del calentamiento anterior, se sufren ligeros dolores de cabeza y de oído ante la exposición continuada a fuentes de radiación. Problemas de insomnio. Desaparece cuando la fuente de radiación deja de emitir o cuando la persona se aleja de ella
  • Nivel 3. La persona sensible muestra los síntomas del nivel anterior de forma casi instantánea al acercarse a una fuente de radiación electromagnética
  • Nivel 4. Además de los del nivel anterior, el malestar anterior sólo desaparece después de varios días tras alejarse de las fuentes de contaminación.
  • Nivel 5. Ante una mínima exposición se notan dolores intesos de cabeza, de oído, acúfenos, insomnio o somnolencia continuada, nauseas, hormigueo, ansiedad, etc., que se mantienen en el tiempo incluso sin exposición.

Otra característica es que los síntomas iniciales no aparecen de un día para otro. Hace falta una exposición continuada, a veces durante años en los que no se nota nada, para al final comenzar a notar síntomas. Que unas personas empiecen a mostrar síntomas y otras no depende de las características de cada persona y del tiempo que haya estado expuesto y la intensidad de la radiación. Que hasta ahora no haya muchas personas con niveles 4 o 5 sólo se debe a los pocos años que llevamos expuestos principalmente a los campos electromagnéticos de alta frecuencia. Por eso es muy importante tomar medidas de protección aunque no se padezcan síntomas, para evitar quee se produzcan en un futuro.

 

EL PROBLEMA DE SU DIAGNÓSTICO

La sensibilidad electromagnética también se caracteriza por los errores en su diagnóstico. Muchas personas afectadas van de médico en médico sin obtener un diagnóstico a su problema y sin que haya pruebas médicas que den con el origen del mismo. Es muy importante saber si los síntomas para los que a menudo no se encuentra explicación se deben a la exposición a los campos electromagnéticos o no. Haciendo una correcta medición del entorno en el que estamos habitualmente se puede llegar a conclusiones importantes.

También es frecuente la incompresión del entorno social de la persona que padece sensibilidad electromagnética. Es muy importante concienciar a la familia y amistades de la problemática de los campos electromagnéticos para combatir su desconocimiento.

En diversas publicaciones científicas se pueden encontrar artículos que estudian al sensibilidad electromagnética. Por ejemplo, en la Libreria Nacional de Medicina de USA se pueden consultar diversos estudios de hipersensibilidad a campos electromagnéticos.

En cualquier caso, ante los síntomas expuestos al principio, es imprescindible acudir previamente al médico para descartar otras patologías.

 

A continuación puedes encontrar algunas webs que tratanta esta problemática:

Electrosensibles canadiensesElectrosensibles suecos
Electrosensibles italianosElectrosensibles alemanes
Electrosensibles ingleses
Electrosensibles ingleses
 

Deja un comentario